Ayuntamiento  Municipio  Tablón  Documentos  Enlaces  Sugerencias  Ubicación  Contacto  
 Historia  Datos  Servicios  Actividades  Fiestas  Galería Fotográfica  
Documento sin título
 

   Resulta poco menos que imposible obtener datos fidedignos de cualquier pequeño pueblo de nuestro país, a menos que en él hayan acaecido sucesos históricos de una cierta importancia, que no es nuestro caso. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, tenemos que acudir a fuentes de transmisión oral, que hemos recibido de nuestros mayores.
   La primera pregunta que se nos ocurre es el porqué de la existencia de tres barrios en Puerto Castilla. Yo recuerdo que esa pregunta se la hice a mi abuela siendo bien pequeño y ella me respondió, con naturalidad, que era debido a que allí, en un principio, se había establecido una familia con tres hijos, y se llevaban tan mal, que tuvieron que separarse para no estar todo el día peleándose.
   En la Edad Antigua, los romanos colonizaron toda España, y fueron famosas sus vías de comunicación, las célebres "calzadas romanas", con unidades de medida, como nuestros actuales postes kilométricos, que se denominaron "miliarios" (en latín, "millia passum"). En el límite de la provincia se conserva aún, en la parte extremeña, los restos de una calzada que uniría la calzada existente en el Puerto del Pico, con la Vía de la Plata que pasaba por Plasencia. Yo recuerdo que a la salida del puente de San Julián existían unas "piedras" típicas de una calzada romana (enormes y planas), según se viene de El Barco de Ávila a la izquierda, en un paraje denominado prados "Caminos Reales", porque indudablemente, al pasar los años, la calzada se convirtió en un camino real.


    En la Edad Media hay dos hechos importantes:
    Una batalla contra los moros que se dio en la "Vega del Escobar", tan encarnizada, que se le acabaron las lanzas y las flechas y tuvieron que emplear las piedras como armas de ataque y en la que se derramó tanta sangre, que allí no volvió a crecer la hierba y sólo hay escobas y piornos. La tradición cuenta que estando los cristianos a punto de perecer, apareció por aquellas sierras Santiago, el "matamoros", a decidir la batalla del lado de la Cruz. Existe, camino de la laguna del Duque, una señal en un peñasco que, desde que fuimos por primera vez por allí, nos la enseñaron como una huella del caballo blanco de Santiago. Parece ser que la existencia de esa refriega fue el origen del nacimiento de numerosos pueblos, puesto que los campamentos cristianos del rey (Casas del Rey) y de los señores que le ayudaron (Casas del Abad, Gil García, incluso Santiago de Aravalle) dieron lugar a otros tantos pueblos de la zona.
    La otra es la existencia de unos bienes comunales (que actualmente se denominan "Los comunes") que eran la donación hecha por el Rey a los habitantes que iban a poblar las tierras conquistadas a los moros, para con esa dádiva, muy importante en aquélla época, poderse establecer allí. Hoy día existe un documento en que se dan las pautas para su funcionamiento durante un período de cien años, contados a partir de 1907.
   En la Edad Moderna nos consta que por allí paso el emperador Carlos V para llegar a su retiro de Yuste, puesto que están documentadas sus estancias en El Barco de Ávila y en Tornavacas. Creemos que en estos años es donde se debió fundar el pueblo, puesto que estamos convencidos que el apogeo de la Meseta y de la trashumancia fue lo que hizo renacer los pueblos al comienzo y al final del puerto de Tornavacas, y es que, hasta hace poco (año 1942), el lugar se denominaba Casas del Puerto de Tornavacas. Así que aparecería como un lugar en el que pastores y ganados se tomaban un descanso después de haber ascendido, con sus dificultades, el citado puerto.
   La invasión napoleónica también tuvo su leyenda en estos lugares. Según cuenta la tradición, las tropas francesas con base en Plasencia, hicieron una incursión a lo largo del valle del Jerte, arrasando cuanto se encontraban a su paso. Avisados los pueblos castellanos, prepararon una estratagema, para intentar hacer que dichas tropas desistieran en sus intentos de seguir progresando en aquella dirección: se les ocurrió, como eran ganaderos, colocar por la noche a todas las vacas disponibles con unas antorchas en sus cuernos, simulando la presencia de grandes cantidades de tropas, en el Alto del Puerto y sus alrededores, cosa que, según parece, consiguió que los invasores regresaran a sus bases.


    Poco después, en los tiempos de Fernando VII, con aquellas intrigas turbulentas de los liberales y los absolutistas, uno de los responsables del Banco de España, viéndose perdido, recogió todo el oro en monedas que pudo cargar en sus mulos, y huyó hacia estas tierras, donde tenía amigos muy influyentes. Al verse perdido, decidió enterrar el oro, para volver a por ello cuando las cosas estuvieran más calmadas. No quedó muy claro donde pudo dejarlo, según unos en la Vega de la Umbría y según otros en la garganta Candaleda. Lo que si es cierto que en cada uno de los habitantes del pueblo subsiste la idea de las ollas con las monedas de oro, porque cuando, en aquellos parajes, al hacer una zanja surge del suelo algún resto de barro, ya sea ladrillo u otra cosa semejante, la gente piensa en el tesoro, que atribuyen a los "Rullos", personajes de aquella época, como decimos, muy importantes en toda la comarca de El Barco de Ávila.
   En tiempos más recientes, tenemos que decir que en la Guerra Civil (1936-39) y a pesar de las numerosas incursiones de gentes armadas, el alcalde y los notables del lugar impidieron derramamientos de sangre en él, que al final de la contienda, en el año 1940, un vecino del pueblo le rebautizo con el nombre de Puerto Castilla (que posteriormente se convirtió en Puerto-Castilla) y que en los finales de la década de los 40, se descubrió un mineral de wolframio en diversas zonas del pueblo, incluso un filón estaba próximo al cementerio, en una época en que dicho material se utilizaba en las corazas de los tanques y no olvidemos que en aquélla época se desarrollaba la guerra de Corea, así que el mineral se pagaba a un alto precio, por lo que el pueblo tuvo un importante auge económico.
   De todas maneras la economía del pueblo ha estado ligada, fundamentalmente, a la ganadería: eran famosas sus vacas avileñas, que pasaban la primavera en Extremadura y luego subían a los agostaderos (donde se aprovechaban de otra primavera, lo que hacía que su tamaño fuera mucho mayor de lo habitual) y en menor medida, a la agricultura, produciendo patatas y alubias blancas. Hoy día, tanto lo uno como lo otro, se ha visto reducido en gran medida. No debemos olvidar la "parada" de caballos y burros ("garañones") que existía en el pueblo. Todavía se puede admirar en casa de los familiares de sus propietarios los diplomas obtenidos en numerosas exposiciones nacionales.


    No queremos finalizar esta historia sin rendir un tributo de admiración a la organización de los agostaderos, la Dehesa "Pié de los Santos", la "Hurraleda" y la "Peña del Cuervo", modélicas en sus estatutos de tipo democrático, que están divididas en acciones, según su extensión, tantas como vacas podían mantener, y que pertenecían a todo el pueblo. En ellas se podían mantener las vacas que cada cual tenía y, además recoger la leña que cada uno necesitase. Además se vendían los "piornos", enormes escobas que los vecinos de otros pueblos sin "sierra" descuajaban y se llevaban en enormes caravanas de carros, que, en verano transitaban por las carreteras. Hacían, además un buena labor en las tierras, porque limpiaban, como realmente hay que hacerlo, durante un tiempo importante de estos arbustos todas esas tierras, con lo que aumentaban la superficie herbácea del agostadero. Hoy día eso ha desaparecido y la entrada de gentes extrañas a estas ideas y con pocas ganas de trabajar, han introducido máquinas que, logran lo mismo, pero no de la manera idónea.

Ayuntamiento de Puerto Castilla - Ávila - Todos los derechos reservados © 2017